domingo, marzo 08, 2015

CRISIS DE IDENTIDAD

"Y aunque llega la muerte presurosa
y tu fragante vida se te aleja,
no sientas el morir tan bella y moza:

mira que la experiencia te aconseja
que es fortuna morirte siendo hermosa
y no ver el ultraje de ser vieja."

 
Van dos años y algo más de silencio y han cambiado varias cosas. Aunque todo sigue igual.
 
Las cosas han cambiado, aunque en el fondo todo sigue igual. O sea, que he crecido. Lo que no sé ya es si seguir siendo yo, que es seguir siendo otro, o ser yo de una vez, que también es ser otro, al fin y al cabo, porque nunca he sido yo.
 
Cacofonía.
 
La cosa es que no sé si quiero resucitar a Raiko, matarlo del todo después de esta agonía o seguir dejándolo dormir el sueño de los justos. Porque mi yo está pensando en que es hora de ser, de vivir sin Raiko y de dejarme hablar. De hecho, es la primera vez que escribo aquí sin ser Raiko...
 
Y será la última, la cuestión es si Raiko sigue teniendo voz y voto. Y la cuestión es si mi voz ha de sonar como la de él sonó hace tiempo. Ha de sonar, no hay duda, pero veremos cómo.
 
Y si en un tiempo esto fue un corral de comadres, en el mejor sentido que pueda tener la expresión, quiero que hoy también lo sea. Hagamos un sondeo, si alguien está, por favor, seguidme el juego.
 
El voto es triple y simple: Muerte, resurrección o indulto. Hagan sus apuestas.

2 comentarios:

ana gonzalez mao dijo...

Ser o no ser ella siempre es la cuestion, de tu voz busca tu espejo y de tu sentir el su reflejo, en un mundo patas arriba sentir dos yos ayuda al pasado y alivia al presente, el silencio siempre es buen delirio pero su composicion es basica para no buscar el porque y simplemente perderse 🙈

RAIKO dijo...

El caso es ese Ana, ser o no ser o ser al cuadrado o ser yo y matar a Raiko. Raiko no es un lastre, pero tuvo su etapa y ahora quiero ser yo, pero dudo entre seguir viviendo dos vidas paralelas o dejarle, por fin, descansar el sueño de los justos y ser yo y sólo yo, sin paralelismos de ningún tipo. Creo que de momento voy a ir naciendo y luego ya veré si Raiko duerme o no. Me pasaré por tu rincón, gracias por visitar este. Un abrazo.